Del Trauma a la Curación

Esto que vais a leer a continuación es una traducción de la entrevista que Jessica Ortner hizo a la Dr. Lori Leyden titulada “Del Trauma a la Curación”

DEL TRAUMA A LA CURACIÓN:

EL POTENCIAL CURATIVO DEL TAPPING EN NUESTRAS VIDAS Y NUESTRO                                                                   MUNDO.

Hace bastantes años tuve el privilegio de ser invitada a un lugar muy remoto en Ruanda, un pequeñísimo e independiente país del este de África Central. Dudo mucho que ninguna persona blanca hubiera visitado el sitio que yo visité. Era un orfanato de 650 adolescentes cuyos padres habían sido asesinados en el genocidio de 1994. Cien de ellos eran los cabezas de familia, responsables de cuidar a otros huérfanos más jóvenes. Tenían entre 6 y 8 años cuando se les asignó esta responsabilidad. Estos dos grupos me llegaron al corazón. La primera experiencia que tuve con los huérfanos cabezas de familia fue que les pregunté de qué querían curarse y me contestaron cosas como “Curarme de la herida de haber sido violada; curarme de la pobreza; curarme de la desesperanza de ser huérfano/a; curarme de la desesperación de no tener un futuro…”

Al escuchar todas estas cosas, y sabiendo que no tendría la posibilidad de trabajar con todos y cada uno de estos jóvenes, más otros muchos que estaban fuera, de manera individual, sabía que hacer tapping y enseñarles a ellos cómo podían enseñar a los demás, era la solución correcta.

Así que empezamos a hacer tapping centrándonos en el dolor y las heridas de la violación; había 100 jóvenes  practicando tapping. Una gran quietud reinaba la habitación. En una escala subjetiva del 0 al 10, todo el mundo sentía que estaba entre un 8 y un 10, porque habían experimentado una violación en ellos mismos o porque conocían a alguien que la hubiera sufrido, a menudo un miembro cercano de su propia familia. En 20 minutos, literalmente, habían bajado dramáticamente y se encontraban entre el 0 y el 2. ¡Fue extraordinario!

Expresaron que aquella fue la primera vez que se habían sentido a salvo en su propio cuerpo. ¡Este es el poder del EFT-tapping!

¿Curamos nosotros esa herida de la violación? No, no lo creo. Pero ahora eran capaces de tener esas imágenes en la cabeza sin experimentar la reacción fisiológica en sus cuerpos. Y esta es la eficacia del tapping, especialmente bajo este tipo de circunstancias extraordinarias.

 -Cómo funciona el trauma

Estamos aprendiendo que el trauma produce una respuesta de “pelea, huída o congelación” en el cerebro, la cuál mantiene a las hormonas del estrés (como la adrenalina, el cortisol y los esteroides) corriendo por nuestro cuerpo. Estas son las hormonas que nos hacen estar en un contínuo estado de hiper vigilancia, y sentirnos ansiosos. Ellas proyectan esa cinta de imágenes, sonidos y pensamientos en bucle, como una película que se repite una y otra vez, una y otra vez.

Estamos familiarizados con el hecho de que la amígdala es donde se aloja la respuesta de “pelea o huída”; esa respuesta con la que nos encontramos cuando nos enfrentamos a factores de estrés del día a día o en situaciones de estrés extremo. Pero bajo las condiciones de un trauma, la amígdala se congela hasta que se produzca algún tipo de descarga somática.

Hay cuatro condiciones que constituyen un trauma:

– 1: algo altamente inesperado o impactante, como un accidente de coche.

– 2: una sensación de aislamiento, de que estás solo en esa experiencia.

– 3: una sensación de estar atrapado, sin recursos para escapar.

– 4: una sensación de amenaza de muerte, ya sea real o imaginada.

Cuando está presente cualquiera de estas condiciones, la amígdala se congela temporalmente para que puedas regresar a un cierto nivel de actividad y funcionamiento, pero cualquier tipo de estimulación sensorial, un pensamiento, sentimiento, sonido, gusto, roce, u olor puede desencadenar esa respuesta de congelación de nuevo.

Cuando nos encontramos en esa respuesta traumática, a menudo sin saber o comprender por qué, estamos disparando nuestros sistemas cerebrales reptilianos, esa parte de nuestro cerebro que, literalmente, sólo sabe cómo pararse y pelear, o congelarse, o huír. La única manera de liberar esta respuesta es mediante una estrategia o terapia que provea o facilite al cuerpo una descarga somática.

Ese concepto de sentirse emocionalmente secuestrado es uno que mucha gente ha experimentado. Ese sentimiento de que no hay salida, que no tienen ningún control cuando están en ese estado de pánico. Pero debes saber que hay esperanza.

La investigación científica muestra que cuando hacemos tapping en los puntos meridianos estamos mandando la señal al hipocampo de que es seguro tener esos recuerdos y sentimientos, y la amígdala se calma. De esta manera podremos seguir teniendo esa memoria y esos sentimientos, pero sin la respuesta fisiológica. Ya no tenemos que experimentar ese secuestro de nuestras emociones o de nuestro cuerpo, y podemos estar mucho más presentes en nuestras mentes, en nuestros corazones y en nuestros cuerpos en ese momento. Tenemos más recursos. Volvemos a la habilidad y capacidad de nuestras funciones cerebrales superiores.

                  -Curación

También enseño una práctica espiritual llamada “El Proceso de Curación”. Lo que he aprendido es que la mayoría de la gente piensa que la Gracia o la Curación se nos es otorgada de manera aleatoria. Puedes estar en un momento muy negro y no saber cuándo va a llegar la gracia, la luz. Puedes pasar largos periodos de silencio y no saber cuándo entrará esa gracia. No puedes programarla para cuando estés pasando momentos de dolor y de oscuridad. Simplemente, no puedes saber cuándo vendrá.

Pero lo que yo he notado desde mi experiencia personal, con mis propios traumas y mis momentos más oscuros, es que la Gracia vino a mí cuando dejé mi ego, cuando perdí esa sensación de control y me rendí de una manera sana. En el momento en que mi ego cedió, llegó la oportunidad para que mi corazón se abriera a la Gracia.

Lo que también he descubierto es que la Gracia aparece instantáneamente cuando nos encontramos en espacios de gratitud, amor, alegría y asombro. Y lo que la ciencia está demostrando, particularmente en el HeartMath Institute *, es que cuando estamos en esos lugares negativos y oscuros, estamos detonando nuestro cerebro reptiliano. Pero cuando estamos en lugares de nuestro corazón donde tenemos esos sentimientos más elevados que resuenan con gratitud, amor, alegría y asombro, estamos detonando nuestra región de la corteza prefrontal, que es donde se alojan los recursos de nuestras funciones cerebrales superiores. Es la casa de nuestros sentidos de transcendencia, intuición, creatividad y sabiduría interior. Y es en estos lugares donde creo que estamos abiertos a tener esos cambios significativos y milagros que aparecen para que nos curemos. Es ese sentido de conexión, de unidad, ese sentido de que “todo está bien”.

*HeartMath Institute en español:

http://www.healthmanaging.com/una-metodologia-exclusiva/la-coherencia-cardiaca-puerta-de-la-inteligencia-emocional/

Continuará…

Anuncios

2 comentarios en “Del Trauma a la Curación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s