EL PODER DEL “NO”

¡Ahora empieza lo mejor!  Hemos  terminado de traducir los dos capítulos del libro de Nick Ortner  La solución Tapping: Un sistema revolucionario para deshacerte de tus miedos y tus límites        

A continuación comenzamos con las traducciones de todas las entrevistas de la 7ª Convención Mundial Anual de Tapping (7th Annual Tapping World Summit). Va a ser toda una aventura en la que nos encontraremos con miedos, angustias, ansiedades, penas, frustraciones, vulnerabilidades y muchas emociones más. Pero que no te asuste esto que acabo de decir, porque… no son más que emociones con las que ya hemos convivido, dormido, viajado y vuelto a casa, ¡y seguimos aquí!

Estoy hablando de que, verdaderamente, vamos a mirarlas a la cara y decirles… No sois tan horribles…sé que tenéis un mensaje que darme. Y ahora tengo una herramienta de traducción para dialogar con vosotras…¡el tapping!

Esto que vais a leer a continuación es una traducción de la entrevista que Jessica Ortner hizo a Cheryl Richardson titulada “El poder del No”

                                    EL PODER DEL “NO”:

APRENDE A DECIR NO A LOS DEMÁS PARA PODER DECIR A TU VIDA

Tu habilidad para decir “No” crea límites en tu vida. Crea un perímetro o frontera que, no sólo deja fuera lo que no quieres, sino que conforma un espacio seguro para lo que sí quieres, y para lo que quieres permitir que entre en tu vida.

Mientras nos hacemos mayores, “No” se va convirtiendo en una palabra más y más importante. Cuando eres más joven tienes un perímetro muy amplio porque dices “Sí” a muchas cosas. Si estás empezando un negocio, dices “Sí” a todo cliente que entra por la puerta, a cada cliente con el que vas a trabajar. Pero con el tiempo, cuando vas teniendo más claro y vas identificando con quién quieres trabajar, el tipo de trabajo que quieres hacer, empiezas a decir “No” a ciertas cosas y ese perímetro que te rodea empieza a acercarse. Lo que queda dentro son las cosas que realmente importan.

Básicamente, la habilidad para decir “No” protege el alma. Protege lo que tu alma quiere por encima de todo, y cuando practicamos decir “No”, cuando vamos mejorando esta habilidad, nos estamos enseñando a nosotros mismos qué es lo verdaderamente importante para nosotros.

Algunas personas pueden sentir cierta resistencia hacia este concepto. Genera un poco de controversia porque nos han enseñado que debemos decir “Sí”. Es algo que nos han enseñado desde niños, para ser un buen chico o una buena chica.

A esto se le suma todo lo que ocurrió en nuestra vida mientras crecíamos. Todos llevamos en nuestras espaldas todo tipo de creencias diferentes sobre lo que ocurrirá si decimos “No”. Algunas de las más comunes son “No le gustaré a la gente si digo ‘No’ “. “Hablarán de mí a mis espaldas si digo ‘No’ “. “Se enfadarán conmigo”. “Me quedaré fuera”. “Me perderé una oportunidad si digo ‘No’ “. “Alguien llegará antes que yo si digo ‘No’, a pesar de que realmente no quiero hacerlo”. “Si digo ‘No’ puede que nunca vuelva a presentarse otra oportunidad para yo decirle ‘Sí’, así que más vale que coja lo que se me ofrece ahora”.

¿Alguna vez te ha pasado esto? Te recomiendo que escribas tus pensamientos sobre este tema en un papel, o en un diario, si tienes uno.

Muchos de estos pensamientos están basados en creencias que se formaron muy temprano en nuestra vida, a menudo entre el nacimiento y los 5 o 6 años, así que están archivadas en el subconsciente.

Por ejemplo, digamos que cuando tenías 5 años tu madre te quitó un juguete que te encantaba y nunca más lo volviste a ver. Fue una gran decepción para tí, y eso produjo un mini trauma. La energía de ese trauma se queda contigo y, de repente, mientras sigues viviendo tu vida, empiezas a atraer oportunidades para sentirte decepcionado como aquella vez.

¿Recuerdas algún mini trauma de este estilo?

Mientras nos vamos decepcionando una y otra vez, empezamos a formarnos una creencia aún más fuerte que dice “Nada funciona como a mí me gustaría. Siempre me decepciono/decepcionan.” Por supuesto, esto crea la energía que atrae la misma experiencia de nuevo a tu vida. Creces y, como adulto, no sólo tienes miedo de sentirte decepcionado, pero también tienes el mismo miedo de decepcionar a los demás, porque sabes lo mal que sienta.

Esto se va reforzando de manera inconsciente durante toda la vida, y de repente aquí estamos, de adultos, dándonos cuenta de que “Guau. No sé por qué me está costando tanto decir “No” a esta persona que quiere que le ayude con la mudanza este fin de semana, cuando es lo último que quiero hacer en este mundo, pero no quiero herir sus sentimientos, o decepcionarlo, o no quiero que se enfaden conmigo.”

Hay un magnífico ejercicio que quiero a compartir contigo y que es muy simple y poderoso. Piensa en algo a lo que sepas que tienes que decir “No” ahora mismo pero que te está costando muchísimo decirlo. Tienes miedo a decir “No”. Cierra los ojos, respira profundamente y pídele a tu subconsciente que te dé un número relacionado con el miedo a decir “No”.

Presta atención al primer número que se te venga a la mente.

¿Cuál es el número?

Digamos que te salió el 7. Ahora cierra los ojos, respira profundo y pídele a tu subconsciente que te dé un recuerdo de cuando tenías 7 años relacionado con el miedo a decir “No”. Ahora fíjate en la primera imagen, pensamiento, palabra, lo que quiera que sea. Nota lo primero que se te viene a la cabeza, ya que puede que te transporte a aquel momento donde la herida original ocurrió.

Cuando hagas esto, cuando puedas volver a ese momento, empezarás a soltar la energía; empezarás a desbloquear la energía de esa temprana experiencia únicamente porque, de repente, la has traído a tu consciencia.  Eres consciente de ella.

Hacer algo como esto puede, verdaderamente, facilitarte el decir “No”, ya que serás consciente de que lo que hay detrás es tu miedo de decepcionar a tu amig@. No quieres herir sus sentimientos diciendo “No puedo ayudarte con la mudanza”, pero sabrás que esto está cargado de muchas otras cosas, como aquella vez que, con 6 años, decepcionaste a tu madre. Ella se enfadó contigo, te miró severamente y te dijo “Me has decepcionado…”, y has cargado con eso toda tu vida. Básicamente, te darás cuenta de que no se trata solamente de decepcionar a esa otra persona, sino que hay mucho más peso añadido, que sigues acarreando de tu pasado.

Volver en el tiempo e identificar en qué momento algunas de tus creencias que te hacen difícil decir “No” se formaron puede ser de gran ayuda. El subconsciente funciona como el sistema de almacenamiento de un ordenador. Puedes acceder a cualquier memoria allí archivada para que te guíe en cualquier situación presente.

Algunas personas no conseguirán obtener ninguna información. No pasa nada. No es un gran problema. Si una persona tiende a ser muy pensador/a o funciona de manera muy intelectual, lo pensarán demasiado. En cuanto empiezas a pensar demasiado, simplemente será imposible acceder a esa información, ya que estarás entrando en tu cabeza, no en tu subconsciente.

A veces puede que únicamente obtengas una imagen. Puede que tengas la imagen de una pelota, por ejemplo. Busca una imagen de una pelota en tu ordenador e imprímela, o busca una por tu casa. Ponla en algún sitio visible, en algún sitio donde puedas verla a menudo. Esto puede ser el detonante para recordar aquella situación que estás tratando de resolver.

Si no consigues nada de nada, ninguna imagen, recuerdo, frase o número, podrías cerrar los ojos de nuevo, respirar profundamente y simplemente decir “Ok, subconsciente. Quiero que me des otro número. Un número mayor, quizás, y que tenga relación con la situación”.

La razón por la que esto es importante es: si recuerdas una imagen de una etapa preverbal, cuando aún no podías hablar, no vas a acordarte de palabras o frases. No podrás recordar a ninguna persona diciéndote algo específico, pero sí que podrías recordar imágenes que te unan a ese momento.

¿Has conseguido un número ahora?

Si no lo has conseguido, no te preocupes por ello. No lo hagas. En su lugar, haz tapping sobre lo que tienes miedo a decir “No”.

Una vez, cuando viajaba con Louise Hay, ella dijo algo muy simple y a la vez profundo: “Desde el momento en que nacemos, escuchamos “No, para, no hagas eso, ¡no!”

Desde muy pequeños y mientras que vamos creciendo siempre estamos enfrentándonos a conflictos. Intentamos comunicarnos pero no podemos porque aún no hemos aprendido a hablar, así que hacemos todo tipo de ruidos graciosos y llantos, ¡pero nadie responde a lo que realmente queremos o necesitamos!

Al final el niño acaba llorando porque no puede decir “¡Ey, no me encuentro bien!”. Lo que ese niño recibe es “No, para. Deja de llorar” Es un refuerzo constante de que la expresión de los sentimientos verdaderos no está bien. Desde muy niños nos vemos forzados a mantener la paz. Se nos enseña que debemos mantener la paz, cueste lo que cueste.

A todos se nos enseña que debemos mantener bajo control y reprimir aquello que sentimos, lo que deseamos y anhelamos.

No queremos estorbar. Aquí es donde el tapping entra en acción como una gran y hermosa herramienta para aprender a estorbar. Es una técnica bonita, elegante y rápida para enseñarle a esa parte de nosotros que tiene tanto miedo a incomodar porque la verdad es que, ¡no puedes vivir una vida rica y plena a no ser que te conviertas en alguien muy muy hábil a la hora de estorbar!

Continuará…

Anuncios

Un comentario en “EL PODER DEL “NO”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s